Carta abierta a mis compañeros

Publicado el 24 de octubre de 2006 por Martín Gaitán

Franja Morada, retorciéndose como una lombriz bisecada que se resiste a morir, se presenta una vez más a elecciones. Y es de la única manera que saben: con mentiras y aparateo.

Otra opción, aún menos tentadora, es el Frente de Estudiantes de Ciencias Exáctas, Físicas y Naturales (FRECEFyN). La receta es fácil: conseguir un grupito de pibes que den bien con el perfil de "ingenieros", un par de chicas lindas que repartan cualquier cosa que se sospeche útil para un estudiante de ingenieria (una tabla de derivadas, por ejemplo), conseguir que algún papi que trabaje de Repsol o Microsoft dé una charla sobre "Los ingenieros que las Empresas de Hoy necesitan" (sic) y poner unos cuantos billetes más para gastos extras. Así pretende el Menemismo (si, aún existe) ganar las elecciones estudiantiles en mi facultad.

A decir verdad, el Centro de Estudiantes poco les importa. El interés real es sumar votos del claustro estudiantil para el Consejo Superior, ya que pronto hay elección de Rector y la derecha tiene sus intereses puestos ahí, en el Pabellón Argentina.

La opción en mi facultad es el M.N.R. (socialistas), que ya son conducción desde hace algunos años. Sí, aunque sean nefastos en otros lares. Como me solía pasar en Comahue con otras agrupaciones, difiero en algunas prácticas metodológicas. Por ejemplo, en su excesiva tendencia a la lucha de oficina, esa con buenas intenciones pero de espalda a los estudiantes. Pienso que la lucha por otra Universidad debe ser con los estudiantes y no para ellos. Y si fuese acaso que las condiciones no están dadas, pues ahí deberían estar centradas las fuerzas: en la construcción amplia de espacios de participación, de concientización, de alfabetización política. Permitiendo el disenso y marcando una línea, pero sin imponerla ni tergiversando la realidad para que se adecue a ella.

Sin embargo, comparto con muchos de estos compañeros y compañeras, como con muchos otros, grandes objetivos. Consignas que no negociaremos nunca, como que la Universidad debe ser pública, gratuita, de calidad y puesta al servicio del pueblo, o la oposición visceral a las embestidas del imperialismo, trazan un camino amplio donde todas nuestras fuerzas son una sola.

Y hay otra cosa más. Es toda gente con calidad humana. Calidad y calidéz, eso que tiene la «gente que es así, tan necesaria», como dice Don Hamlet.

Por cuestiones personales y un malabar de actividades donde ya no cabe un plato más, mi aporte a la militancia universitaria fue de minúsculo a nulo, sin escalas. Recién hace unos meses me prendí a ayudar en el LInCE, que es el Laboratorio de Informática del Centro que se (re)abrió, donde estoy difundiendo el uso de GNU/Linux. Y aunque nunca me gustaron los climas electorales, algo de muy adentro me impedía ser indiferente . Algo parecido a aquella vez que muy a mi pesar (como la mayoría de los argentinos) decidí que votaría a Kirchner para que no ganáse Menem. En eso estoy, colaborando en lo que puedo, haciendo mas bien un trabajo de hormiga.

Parte de la estrategia hormiga, bastante personal aviso, es el boca a boca o mejor dicho, el email a email. Lo que sigue es uno que les mandé, a título personal, a todos los compañeros de facultad que tengo en mi libreta de contactos.

Sé que tiene matices e ironías muy autóctonas del universo universitario, pero supongo (y espero) que se entiende lo que quise decir. Eso es lo que quiero compartir con ustedes.


Compañer@s:

Difícil es que no sepan que el próximo jueves hay elecciones en la facu. Para pesar de algunos que gustan de las paredes mudas, la facu está empapelada con afiches de las distintas agrupaciones.

Les escribo ante todo para invitarlos a votar: es muy pero muy importante que participe la mayor cantidad de gente posible para que los resultados sean representativos y no perdamos la oportunidad de fortalecer así nuestro órgano gremial. El Centro de Estudiantes y los Consejeros deben responder siempre a lo que quiera la mayoría, pero para eso la mayoria debe participar, opinar, construir y aportar todos los granitos que la componen. Hoy el aporte, nada menor por cierto, es votar.

El segundo motivo es invitarlos a meditar su voto y compartir, de paso, mi opinión personal.

Parece que esta vez hay más interés que otros años de parte de algunas agrupaciones en las elecciones. Una que tiene "kioskito de Milka" en la facu, como todos los años sólo aparece la semana previa a las elecciones, hace una fiesta en un boliche cheto, dice un par de mentiras (negando, por ejemplo, el esfuerzo que han hecho muchos de mis compañeros de Ingeniería en Computacion para que el LInCE reabriera) y recicla alguna "propuesta parrillera" bastante repetida como hace La Voz del Interior con el horóscopo.

La otra, la pícara del "69", hay que reconocer que ha estado bastante presente. La cuestión es cómo. Para mi, para la universidad que yo quiero, me sirve de muy poco una calco verde y una tabla de integrales fotocopiada. Menos me sirve una camiseta "oficial" de argentina. El cholulaje, el pan y el circo, no me representa.

Quiero un centro de estudiantes que no se base en "esloganes útiles" sino que se ocupe de las cosas verdaderamente importantes. Esto no significa desconocer los servicios, pero estos son sólo una parte de algo mucho más importante.

Quiero que mi Centro de Estudiantes ize la bandera de la Educación Pública y Gratuita bien alto, y nunca dude en bajarla. Quiero que bregue por mejorar nuestra formación como profesionales, no antes de las elecciones sino todos los días. Quiero que genere espacios de opinión y reflexión donde se discuta qué tipo de Profesionales queremos ser: si de los que piensan que tenemos una responsabilidad social con este país que nos forma y su pueblo, o de los que quieren un papel que les permita lucrar y, probablemente, enriquecer a grandes empresas extranjeras.

Quiero que no tenga intereses políticos ocultos, pero sí intereses políticos, porque de eso se tratan los cambios. Quiero gestión, quiero computadoras, quiero horarios, quiero información, quiero cultura y deportes. Y también quiero aportar lo que yo tengo para lograr todo eso.

Quiero un Centro como el que tenemos. Y quiero, con vos, hacerlo aún mejor.

Un abrazo grande.
Martín Gaitán
Estudiante de Ingeniería en Computación

blog comments powered by Disqus