I’m back

(o un intento de decir gracias)
Publicado el 11 de septiembre de 2008 por Martín Gaitán

Soy un bicho raro. Alguien me dijo una vez que era el estereotipo del no estereotipo de estudiante de ingeniería. No entendí si era un elogio, una crítica o una simple descripción entomológica.

Amo la computación y deseo profundamente ser profesional, porque sé que me puede servir para servir. Existe en mí una convicción inclaudicable de que es este, el de ser un estudiante universitario, un privilegio soldado a fuego con la responsabilidad social que implica. Quiero honrarlo.

Con ese espíritu choco, una y otra vez, con un sistema universitario que camina para otro lado, forma otras cabezas, con otras lógicas y objetivos. Sufro un poco por eso, pero no me amedrento y desde el pequeñito lugar que ocupo intento mi batalla.

Y hay algo importante, que a veces me cuesta ver: a los sistemas los forman personas, seres humanos. Con los seres humanos, en general, me llevo bien. Todo se trata, entonces, de cuanto aumento tengan los anteojos que me pongo.

A esas personas, a esos seres humanos que siendo así de bicho raro igual me quieren y me consideran un par, les escribi este email.

Querida gente:

Este es un email personal, pero no off topic. Es un mensaje de agradecimiento para tod@s l@s que formamos parte de esta carrera. Profes, compañer@s, amig@s. Gracias.

Después de una tambaleada profunda por quilombos personales que me afectaron mucho, he vuelto a la facu. Será complicado, todos sabemos que quien se baja del tren tiene que correr mucho para alcanzarlo (más si es un tren bala como el de ingeniería). Pero recuperé las ganas y la alegría de volver a estar con ustedes. Eso me da energía y aliento.

¿A que viene este sincericidio? A que hace varios meses que no pisaba la facu. Soy particularmente vulnerable a mi ánimo, y se me suelen desordenar las prioridades, las convicciones y las razones por las que quiero ser profesional. Pero en todo este trance, el afecto de ustedes se hizo sentir. Los amigos más cercanos siempre me transmitian los saludos de otros, quienes se preguntaban por mi desaparición abrupta. Otros siguieron invitándome al fulbito, otros me tuvieron en cuenta para un encuentro, siempre con la buena onda y el compañerismo que tienen.

Escribo acá y no a los mails personales porque considero que esto trasciende a las personas. Yo he estudiado en otra universidad, en otra ingeniería, y por mi curiosidad y eclecticismo conozco otras más. Eso me permite decirles, con el riesgo de sonar cursi, lo especial que esta, la nuestra. Además del empeño en lograr excelencia académica hay gran un grupo humano detrás, con profes abiertos al diálogo, que promueven el respeto mutuo y la colaboración sin solemnidades, y compañer@s con el tezón y el compromiso de formar de esta carrera mucho más que un conjunto de estudiantes y profesores: formamos una gran comunidad educativa. Y tenemos todo para seguir creciendo.

Quiero hacer un agradacimiento especial a Miguel, Gustavo y Orlando que me abrieron las puertas con gran generosidad. Y todo los amigos: me alegrará volver a ver a much@s de ustedes por los pasillos, en el bar o en algún laboratorio.

Un abrazo inmenso que les llegue a tod@s Martin.

blog comments powered by Disqus