La pelota no se mancha


Fideo

Publicado el 25 de mayo de 2014.
Se lo dije a Carlitos y al Lean: lo único que yo quería del partido de ayer entre el Real y el Atlético de Madrid, era que Angelito Dí María la rompiera. Sucedió: fue el mejor de la cancha, el que fue para adelante siempre, el que tuvo cuatro pulmones extra para picar y gambetear en el minuto 120 de partido, una vez más, como si recién saliera a la cancha. Si, si quieren, hinchaba un poquito por el Aleti, pero sin fanatismos: como Lanata pero sin el cínismo, uno siempre hincha por el más débil, y (...)